lunes, 1 de noviembre de 2010

PREMIO POESIA 2.010


PREMIO POESIA
UN NOMBRE PARLANTE
Fulgencio Martínez
Nació en Murcia, en 1960. Licenciado en Filosofía y Letras por la Universidad Autónoma de Madrid. Actualmente, profesor de Filosofía en el I.E.S Miguel de Cervantes (Murcia). Ha publicado los libros de poesía Cosas que quedaron en la sombra (Nausícaä, 2006), León busca gacela (Renacimiento, 2009) y El cuerpo del día (Renacimiento, 2010). Codirige la revista Ágora (http://www.agoralarevistadeltaller.blogspot.com/).
UN NOMBRE PARLANTE

Su nombre inspiró al poeta
de Viento del pueblo.
Se llamó Dolores, un nombre parlante.
Dolores del Pueblo, Dolores de España.
Nació entre la costa y la cordillera
al norte de la meseta de pan requemado.
Infancia marinera y minera.
Tiempo de España en sus huesos viajeros,
en sus manos de muchacha anciana,
que el exilio, tras cuarenta filos de años,
no venció.
Fue la madre de todos
los que lucharon por la libertad,
y permanece. Es su centenaria juventud
el norte y la insignia de cuantos
esperan, junto al olivo de la paz,
la llegada del reino de la alegría.

Tristes armas
si no son las palabras.
Tristes hombres
si no mueren de amores.

Un corazón solitario
no es un corazón,
iba diciendo ayer a sus hijos
caídos en la trinchera
los versos de Antonio y de Miguel.

El suyo no le cabía en las palabras
que, bañadas de rabia, decía
para darle aliento al niño yuntero,
a Rosita la Dinamitera, a los braceros
sin pan, de Jaén.

“Levantaos, sed audaces siempre
en la lucha por vuestros derechos,
no os arrodilléis a la honda desgracia del pueblo,
que tiene sabor a yugo, a cadena perpetua
dictada por el egoísmo de los poderosos.

Y vosotras, mujeres, labradoras,
luchadoras, amantes, custodias de la razón,
defensoras tenaces de Madrid,
frente a la torva profecía fascista,


vosotras, mujeres , no cejéis, nunca,
no se cumplirá la maldición,
no pasarán al cabo de la Historia.

Un día volará la nieve sobre este país
-el vuestro entonces y casi el mío-
volará la nieve repartiendo dones
de civilización: escuelas libres, trabajo,
dignidad, amparo y seguridad para todos.

Un día -lo presiento-
se tornarán anchas las plazas
de cada pueblo de España
para celebrar la vida;

la vida que yo he dado,
hasta la última gota de mi rabia,
por ese dolor que llaman España,
y que me nació con mi nombre”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada