jueves, 1 de octubre de 2009

Relato Galardonado 2.009


BIOGRAFÍA
Manuel Cuadrado Basas («Ciru»), nace en la mítica primavera del 68, ocultándose luego hasta 1994, cuando comienza a trabajar como redactor y guionista en diferentes empresas audiovisuales, para posteriormente especializarse en Comunicación Interna dentro de grandes organizaciones, consolidando una sección permanente en «Revista de Comunicación» e impartiendo cursos sobre esa materia.
Participa en distintos talleres literarios de Sevilla y Madrid (con Juan Carlos Méndez Guédez, Doménico Chiappe o Fidel Moreno).
Entre sus textos destacan:
§ Intereses creados (ganador del XIII Premio de Relatos Breves Victoria Kent).
§ Llaman a la muerta (mención especial en el XVI Concurso Internacional de Cuentos «Valentín Andrés»).
§ La Conquista de Gengis Khan (segundo premio en el IX Concurso Literario de Letur).
§ Habrá que hacer como el alba (ganador del Premio Internacional de Poesía Hiperbreve «Garzón Céspedes»).
§ Axiomas, incluido en el libro de relatos matemáticos «Un teorema en la biblioteca» (Ed. Anaya, 2009).
§ En la cumbre del globo (Mejor Documental en el Festival Internacional de Cine de Santander 1999 y Premio ALMA —Mejor Guión— otorgado por ALMA (Autores Literarios de Medios Audiovisuales).
§ Ecos del milenio (coordinación documental para un guión original inédito de Miguel Delibes).
§ Guiones de otros documentales: Navegantes del cielo antártico, Con preocuparse no basta, Profesiones arriesgadas: la minería (con Rafael de la Cueva).
Obra galardonada 2.009
OLVIDADAS

¡Ay, qué cabeza tengo! Pero ¿dónde habré metido yo las tijeras? A mi madre siempre le pasaba lo mismo; me acuerdo como si la tuviera delante, apartando el cestito de la labor para ir a revolver por toda la casa. Déjame que haga memoria. Puede que este hombre las haya dejado en el cuarto de baño. Siempre le digo que no se corte las uñas con mis tijeras de costura. No. Aquí no están. ¡Dios bendito! qué cara tengo. Estas bolsas debajo de los ojos no me las conocía yo. Es por los disgustos que una tiene… ¿y este moratón? Ya ni sé. Soy una vieja. Me caigo y luego no me acuerdo.
Venga a recoger cosas de este hombre. Que parece un crío, caray. No hago vida. ¡Mira!: otra botella tirada. Antes era tan formal, tan caballeroso, siempre atento. Cuánto hace que no tiene un detalle conmigo… unos canutillos de crema como cuando íbamos al paseo. Los vendían las monjas en el zaguán del convento de Girón… qué olor daban. Uy, hija, pero dónde estarán las monjas… ya no sé ni lo que me digo.
Pues nada. En la cocina tampoco ¿Qué hora será? Yo debería estar haciendo la cena, que este hombre vendrá del trabajo… ¡ay! que no, qué va a venir si lo jubilaron hace ya… La costumbre. ¿En qué estaba yo? Las tijeras… acuérdate, anda, acuérdate…
Acuérdate de Acapulco,
de aquellas noches
María bonita, María del alma.

¿Esto es de Negrete? No. Agustín Lara. ¿Cómo acababa…? ta-rán tan-tán tarariro…
Y cuando yo te miraba
lo digo con sentimiento
mi pensamiento me traicionaba.
¡Ea! Claro que sí.
A ver el dormitorio ta-rán tan-tán… con lo cantarina que yo he sido «…mi pensamiento me traicionaba.» ¡Ole! Aquí están las tijeras. Fíjate, clavadas que las tenía en el cuello este hombre. Mejor. Así no me hará más perrerías. Pero cómo se ha puesto de sangre. Luego lo limpio… ¿pero para qué necesitaba yo las tijeras? ¡Alma bendita!, si es que no sé dónde tengo la cabeza.

Manuel Cuadrado Basas

No hay comentarios:

Publicar un comentario